Domingo, 28 de octubre de 2007



VIVENCIA POSTRERA





Sin duda, sufr?a alg?n vah?do. Todo se hac?a deleble ante sus ojos y los sonidos los percib?a distorsionados e ininteligibles. Sin embargo, no se notaba nada que debiera alarmarle; por el contrario, se sent?a ligero y con una sensaci?n de inefable paz.

Todo se mostraba ante ?l con una apariencia tan irreal, que no comprend?a qu? le estaba ocurriendo. Finalmente, lleg? a la certidumbre de que estaba so?ando.

Observ? que la gente, con movimientos extra?amente ralentizados, se agrupaba en derredor de un punto de la acera de enfrente. Atra?do por una curiosidad imperiosa, se acerc? hacia el grupo de personas que observaban silentes y que, por momentos, se hac?an grises y transl?cidas.

Cruz? la calle distra?do, sin apercibirse de la llegada de un autob?s, que le arroll?. Extra?amente aquel autob?s se desmaterializ?, permitiendo que ?l le atravesara de parte a parte, sin sentir ning?n da?o. Pens? que todo lo que le rodeaba no era m?s que una proyecci?n de su mente, una alteraci?n de su consciencia, motivada por aquella experiencia on?rica. Pronto despertar?a y todo se perder?a en la ef?mera memoria.

Incluso antes de experimentarlo, sab?a que su cuerpo traspasar?a a las personas all? congregadas, como si fuesen hologramas proyectados en el aire, con apariencia corp?rea, pero sutiles e inmateriales. Al fin se situ? en primera fila y vio c?mo unos sanitarios intentaban en vano reanimar a un hombre, que yac?a ex?nime sobre las losas del suelo.
Era tarde. Aqu?l hombre ya estaba muerto.

Contempl? el rostro del cad?ver y se identific? as? mismo. Entonces comprendi? y su ser se diluy? en la nada.


Publicado por pedrolamart @ 0:27  | RELATOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios