Jueves, 31 de enero de 2008

EL PROFESIONAL


Su visión se enturbió cuando los ojos de cervatillo desvalido se clavaron espantados en los suyos. Aquella niña de seis años era su objetivo y, como profesional, se debía al compromiso adquirido.
El estruendo del disparo reverberó con dureza en su alma entristecida y todo se tiñó de rojo sangre.


Publicado por pedrolamart @ 13:47  | MICRO RELATOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios