Jueves, 29 de octubre de 2009


HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE

A través de la estrecha y alta vidriera la luz del sol iluminaba, coloreando débilmente, los húmedos muros del panteón. Proyectaba sobre el suelo la figura del Arcángel San Gabriel, que alanceaba a la bestia de terrible aspecto. La planta era circular y en sus curvas paredes se adentraban, envueltos en sombras, los huecos de los sepulcros. El aire estaba viciado y mantenía en suspenso el hedor a la carne putrefacta.

Se entreveía, sobre la piedra de un altar, un hombre desnudo abrazado a un esqueleto de huesos delicados y finos, que se enredaba en su cintura. Entre la penumbra y en total quietud, diríase que se trataba de una escultura alegórica de la atormentada historia del hombre con la siempre presente muerte; sin embargo, el tenue lucir de las pupilas del hombre y las palabras susurradas “Ángel mío... ¡Cómo te amo!...” con extasiado énfasis, denotaba que el conjunto estaba compuesto por un ser humano vivo y los restos de su amante. En su mente enfebrecida, el hombre creía estar en el lecho yaciendo en amoroso ensueño con su amada. De repente, un flash de cordura le advirtió de la realidad y comenzó a gritar despavorido, entre convulsiones que deshicieron en pedazos al esqueleto.

Alertada la policía por el encargado del cementerio encontraron a aquel hombre en estado catatónico, con tan profundo dolor en el alma, que un rictus desfiguraba sus facciones.

***

Han pasado cinco años y al fin fui dado de alta en la institución en la que me recluyeron, totalmente curado de mi locura. Pero no he renunciado al amor de mi vida y hoy acabo de raptar los restos de mi amada, los he restaurado con ternura y la he aposentado en el sótano de mi casa, donde le hago frecuentes visitas. Me siento tan bien con ella y hacemos el amor de manera tan apasionada...

Soy feliz viviendo en su compañía y sólo temo que la muerte, paradójicamente, me separe de ella.




Tags: Terror, amor, locura

Publicado por pedrolamart @ 19:05  | RELATOS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 05 de diciembre de 2010 | 21:15

¡Excelente relato! Me encantó. Es un placer leerte.

Renate Mörder