Mi?rcoles, 08 de septiembre de 2010

?

?

HOY S?LO ASPIRO A SER FELIZ

?

La vida es una corriente incansable, que jam?s detiene su paso. Nacemos y, casi sin apreciar el interludio, llegamos al ocaso y morimos.
Hoy percibo mi interior con la misma perplejidad con que se vive lo nuevo, a pesar de mis a?os, como cuando era joven, inexperto e ilusionado. S?lo hace un instante que sent?a la ilusi?n ante lo nuevo de la vida; a?n ahora vivo con expectaci?n ilusionada, la percepci?n del futuro que ya ha pasado, a pesar de que lo innovador, la invenci?n de mi persona, hace tiempo que lleg? a su cenit.

Hoy quiero profundizar en mis sentimientos, obviar los sentidos que ya acusan el deterioro, el desgaste, de toda maquinaria imperfecta y finita.

Hoy grito mi impotencia y maldigo la inconsciencia con que siempre he vivido. Jam?s me apercib? del derroche que comet? con mi vida. Incluso ahora, me siento incapaz de emplear mi tiempo con un m?nimo de consecuente cordura.

Cuando se es joven, el espejismo de creer controlados los acontecimientos, nos hacen pensar que tenemos tiempo para enmendar errores y excesos. ?Craso error! Una y otra vez repetimos las mismas equivocaciones y siempre pensamos que habr? ocasi?n de enmendarlas.

Hoy he decidido dejar de pensar con tanta inmadurez y hacerme consciente de la inutilidad de mi lucha, en pos de una realidad futura m?s gratificante. He decidido ser consecuente con mi vida y, a partir de ahora, sin rendirme, pero s?lo aspirando a conseguir lo posible seg?n mis capacidades, valorar lo que en realidad es importante: la correcta valoraci?n de los peque?os detalles, que llenan y justifican la raz?n de mi existencia.

Hoy s?lo aspiro a ser feliz. Antes, adem?s, pretend?a ser importante. Antes quer?a insuflar un halo de genialidad entre tanta vulgaridad que me rodeaba. Antes mi alma se contaminaba con deseos y valores materiales, que jam?s alcanzaba y me hac?an infeliz.

Antes era tan ego?sta, tan ciego, que miraba sin ver mis potencialidades y era un minusv?lido del alma, aun teniendo intactas las fuerzas f?sicas; pero esa realidad me inhabilitaba para ser yo: un hombre normal y corriente, cuyas metas estaban cubiertas con el solo hecho de vivir e influir, m?nimamente, en mi entorno.

Hoy s?lo deseo, que no es poco, ser feliz. Para eso lo ?nico que necesito es encontrarme conmigo mismo.


Publicado por pedrolamart @ 13:50  | PERSONALES
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Manel
Jueves, 09 de septiembre de 2010 | 19:29

Es un buen principio y nunca es tarde para acometerlo

<a href="http://manelaljama.blogspot.com/2010/09/la-ley-de-la-selva.html">mane l</a>