Lunes, 23 de mayo de 2011

ACTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO “A CORAZÓN ABIERTO”, DE PEDRO LAMART

Intervinieron: Juan M. Segura Campos, Joaquín Palmerola Cánovas y Pedro Lamart

 


 

Artículo en “Al Sur – Pedregalejo”:

 

El pasado dia 4 de mayo se celebro en el salón de actos de la Escuela de Bellas Artes San Telmo, – campus de la UMA en el Ejido- el acto de presentación del libro de poemas “A corazón abierto”, del que es autor el escritor y poeta Pedro Lamart.

Presidió el mismo, el director de la Escuela, Juan Segura Campos, quién abrió la sesión con unas palabras de bienvenida a los numerosos asistentes y glosó en su intervención la trayectoria de este alumno aventajado, “capaz de enfrentarse a diferentes facetas creativas, de las que siempre obtiene un amplio rédito”.

A continuación, Joaquin Palmerola hizo la semblanza del autor y al detenerse en su visión de esta nueva publicación apuntó que “El poeta, va desde su corazón abierto a sus asuntos, en este nuevo libro que permite a la vez, contemplarle en perspectiva y avistar la soltura con que maneja la gubia de su imaginación, a la hora de modelar y labrar las superficiales curvas de la palabra”.

Por su parte, el autor se dirigió a los asistentes ofreciendo el magnífico recital de algunos de sus poemas, además de expresar sus sentimientos a la hora de su labor creativa, con argumentos tan definitorios como este que reproducimos:

“Hoy vivimos en una sociedad trepidante, competitiva y tecnificada, que nos hace creer que el romanticismo ha muerto y a veces nos avergüenza reconocer que leemos poesía y más aún que la escribimos. ¿Es que las costumbres y convenciones sociales, nos hacen menos sensibles que en épocas pasadas?. Yo creo que no. Lo que pienso es que reprimimos los sentimientos, por temor a parecer blandos y sensibleros.”

 


 

INTERVENCIONES:


El director del centro, D. Juan M. Segura, pronunció unas palabras de bienvenida y agradecimiento a los asistentes, subrayando la novedad que suponía la presentación de un libro en la Escuela de Arte San Telmo, por lo que se congratulaba, y presentó a los demás miembros de la mesa.


 


A continuación Joaquín Palmerola Cánovas, presentó el libro y a su autor, con este magnífico discurso:

"Un acto como este, sería recomendable que ocurriera con muchísima más frecuencia. Un libro nuevo, siempre es motivo de regocijo porque es como un ser vivo y original, que acude a este concierto de la vida para ofrecernos infinitas posibilidades con que aguzar los sentidos. Porque además de memoria, quizás seamos todo aquello que los cinco sentidos nos permiten disfrutar y que, a través de un libro, se ponen en funcionamiento con sus resortes mágicos:

La vista: el placer de su simple lectura…; el oído: un libro puede ser escuchado con deleite si alguien hace una narración ajustada…; el olfato: un libro huele bien o mal a distancia…; pero percibimos en la cercanía su verdadero aroma a madera, celulosa y tinta; a imaginación; a vida, a sentimiento y a creación. El gusto: porque es cierto que hay libros que dejan buen o mal sabor de boca… y el tacto: porque nada parecido, a la sensación que trasmite un libro entre las manos…

Si ese libro además, se ha gestado con pasión, algo que se percibe de inmediato; y en sus páginas vibra la cadencia de un verso escrito a corazón abierto; lo más probable es que nos encontremos además de con un libro, con una llave, capaz de abrir una puerta al universo que cada persona, cada escritor, cada poeta, es capaz de elaborar con la recreación de su visión del mundo y de sus cosas.

Esa persona en concreto y en este caso; que hoy y aquí a todos nos convoca; ese escritor vocacional; ese poeta capaz de enfrentarse a los devaneos del Amor y del Deseo; del Desamor y las Ausencias; de la poesía Sensual e incluso Satírica y también Oriental… ya nos dejó, no hace muchas lunas, sus Mensajes desde el Alma, ese lugar inasible en que cada ser humano acopia lo más íntimo de sus vivencias y que él transmitió en un mensaje doliente, al tiempo que profundo y evocador de muchas esperanzas.

Mensajes desde el Alma; A Corazón Abierto….: Alma, Corazón y Vida, se entremezclan en una hoguera existencial, en donde crepita el grito contenido de este observador atento de cuanto el gran escenario del mundo es capaz de ofrecer. Y se atreve a cantar, a describir, a explicar incluso, eso que aceptamos de modo reticente, pero que nos persigue desde el nacimiento y ay de aquel, que no encuentre su recurso:

La lágrima.

 

 

Cual vitalista seísmo

que estremece las entrañas,

las emociones transitan

por los tejidos del alma.

 

Una lágrima afligida

o de feliz esperanza,

es tristeza y alegría

en una misma sustancia.

 

Como perla transparente

que segrega la añoranza,

es un íntimo quejido

líquido, que se derrama.

 

La lágrima es una gota

de esa lluvia soterrada

y es el bálsamo agridulce,

que alivia de la nostalgia.

 

Desahogo de las penas

y emoción ilusionada;

sentimiento incontenible…

¡Grito elocuente del alma!

 

Elpoeta, va desde su corazón abierto a sus asuntosen este libro que permite a la vez, contemplarle en perspectiva y avistar la soltura con que maneja la gubia de su imaginación, a la hora de modelar y labrar las superficiales curvas de la palabra.

Es cierto que conozco a Pedro Labella desde hace muchísimos años y nada de cuanto crea, en sus múltiples facetas, me resulta sorprendente. Sé de su entusiasmo, de su talento y de su incansable curiosidad; de su andadura constante por las atractivas callejuelas de la literatura. Sobre todo, cuando me presentó, años después, a su alter ego, Pedro Lamart, comprendí de inmediato que de esa simbiosis saldrían ambos reforzados. Sobre todo porque Pedro Lamart es, me parece, algo más joven y la aportación de su vitalismo no admite dudas…

No sé, cuando cualquier otro poeta andaluz, de esa nómina inabarcable presenta alguno de sus libros imprescindibles, qué sienten quienes le acompañan en esos momentos de dar la bienvenida al nuevo ejemplar. Pero seguramente, será la misma sensación que aquí y ahora estamos percibiendo los aquí presentes; por estar junto al amigo, y su nuevo libro al que damos la bienvenida, A corazón abiertotambién nosotros, y que, a buen seguro, vamos a disfrutar con los cinco sentidos, situándolo en lugar preferente en esos anaqueles siempre sedientos de páginas llenas de mensaje y contenido".


 

Palabras de Pedro Lamart:

Antes que nada, permitidme agradecer las palabras de Joaquín Palmerola, así como las de D. Juan Segura, director de este centro, que ha tenido la gentileza de autorizar este acto. Así mismo, agradezco a todos y a todas vuestra presencia y confío en que este “ACorazón abierto”, tenga buena acogida entre los lectores.

Dicho esto, permitidme unas palabras no sólo sobre mi libro, el cual podréis conocer y valorar leyéndolo; sino sobre la literatura y la poesía...aunque sea a través de mi humilde experiencia con ellas.

Desde muy temprana edad he sido un apasionado de la lectura, hasta el punto de que alguna colleja he recibido, al ser reprendido por leer hasta en la mesa durante el almuerzo. Recuerdo que mi madre decía “Este chiquillo se va a volver tonto de tanto leer”. Naturalmente, esta frase no puede entenderse de manera literal, pues sería una contradicción el que alguien pueda terminar siendo tonto, a causa de la lectura. Es cierto que “El ingenioso hidalgo, D. Quijote de la mancha”, perdió la "chaveta" a fuerza de leer libros de caballerías; pero siendo verdad que yo leía incluso en los lugares y momentos más insospechados, no llegué a ese punto en el que confundiera la realidad con la ficción literaria... ¡Al menos, eso creo...!

A través de las páginas de los libros he vivido otras vidas, he conocido otros países, he comprendido los móviles que impulsan a sus personajes para realizar proezas y he conocido las pasiones humanas, esté o no de acuerdo con algunas de ellas. Como sabéis, los libros son contenedores de conocimientos atesorados durante siglos y la lectura nos permite aprender y crecer como seres libres, cultos e inteligentes.

Gracias a mi pasión por la lectura, desde pequeño siempre he tenido una gran imaginación y poco a poco sentí la necesidad de expresar mi propio mundo interior, lleno de inquietudes y fantasías. Por eso hace tiempo que sentí el deseo de comunicar y sacar a la luz mis pensamientos en forma de cuentos y relatos breves. Mis textos son una manera de comunicarme conmigo mismo, de recrear mi imaginación y, también, un archivo de las cosas que me han acontecido y he querido preservar del olvido.

La poesía para mí, fue algo más tardía; me interesé por ella en esa etapa que todos experimentamos y en la que una ola de romanticismo nos envuelve: la pubertad. Es cuando descubrimos nuestra sensualidad y los primeros amoríos. Alguien dijo que “el amor es el atolondramiento del alma” y, en efecto, a los quince años me enamoré profundamente de la que hoy es mi mujer, sólo pensaba en ella y me encontraba absorto en aquel maravilloso sentimiento. Por eso añadí a mis hábitos de lectura la poesía, sintiendo y disfrutando especialmente, con las rimas de Gustavo Adolfo Bécquer. Más tarde leí a Pablo Neruda, Miguel Hernández, Federico García Lorca y otros muchos autores, unos ya consagrados otros desconocidos.

Hoy vivimos en una sociedad trepidante, competitiva y tecnificada, que nos hace creer que el romanticismo ha muerto y a veces nos avergüenza reconocer que leemos poesía y más aún que la escribimos ¿Es que las costumbres y convenciones sociales, nos hacen menos sensibles que en épocas pasadas? Yo creo que no. Lo que pienso es que reprimimos los sentimientos, por temor a parecer blandos y sensibleros.

Como ya hice referencia, desde hace tiempo escribo relatos y cuentos y ya publiqué un libro titulado “Mensajes desde el Alma”; pero no me decidía a hacer lo mismo con la poesía, por miedo a destapar mi lado sensible, en un entorno tan pragmático y frío. Sin embargo, la poesía como género literario es tan vigente, apasionante y satisfactorio, como cualquier otro género. Creo que la poesía es el vehículo por el que sacamos nuestros sentimientos, sin timidez, ya que solemos ampararnos tras la literatura, para expresarnos a “corazón abierto”.

Antes dije que la lectura nos permite crecer como seres cultos e inteligentes. Pero el ser humano no es sólo cerebro que, a modo de esponja, absorbe el conocimiento y progresa técnicamente; es también sentimiento, es el yo profundo en el que reside la percepción de la vida y, como dijo Rafael Cadenas, ¿Qué se espera de la poesía, sino que haga más vivo el vivir?

En este libro, someto mis inquietudes al escrutinio de otras personas que sienten su sensibilidad, gustando de la música que el lenguajenos transmite. Hoy os lo presentamos a vosotros, con la intención de compartir mi forma de ver y sentir la vida, a través de mis poemas. Mi deseo es que -ojalá- la lectura de este libro sea del agrado de cuantos lo lean.

De nuevo os expreso mi agradecimiento por vuestra presencia en este acto y, con mucho gusto, si así lo deseáis, responderé a vuestras preguntas y firmaré una dedicatoria en vuestro libro.

Muchas gracias.


 


Hubo un turno de preguntas y a petición de uno de los asistentes, Suso de Marcos, profesor del Centro en Talla Artística en Madera y extraordinario escultor muy conocido y celebrado como reputado artista, el autor leyó uno de sus poemas.


 

 

Finalmente, el acto concluyó con la firma de libros por el autor.


Publicado por pedrolamart @ 13:59  | ART?CULOS
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 24 de mayo de 2011 | 4:34

Feliitaciones amigo, es inmensa ami alegría al verte como lo que eres, todo un "poeta"

 

Publicado por vgalizz
Viernes, 27 de mayo de 2011 | 21:14

Ya hace algunos años que conozco la poesía de Pedro Lamart, y desde siempre me ha parecido genial, Pedro pone el dedo en el centro de las emociones, unas veces con desgarro y otras con delicadeza, aún no he leído el libro escrito a corazón abierto, pero seguro que todos sus poemas van cómo una flecha certera…

¡Directos al Corazón!

 

Un Saludo.

 

Publicado por vgalizz
Mi?rcoles, 01 de junio de 2011 | 14:10


En mi modesta opinión no creo que la poesía haya perdido interés, aún se siguen editando muchos volúmenes dedicados a los clásicos, desde Leopardi, hasta Whitman, pasado obviamente por Becquer, y Machado, o cómo en el caso de Lamart que aún con unos ciertos toques vanguardistas, sigue bebiendo su inspiración del mundo clásico, si que puede haber un cierto temor a mostrar los sentimientos, a sentirse volubles y débiles ante los lectores, un poema siempre dibuja mundos interiores, deseos, desgarro, alegría, dolor y frustraciones, le sucede a la poesía lo mismo que a la creación plástica, que más que un método es un Don, la narrativa y el dibujo se aprenden con una técnica, con un proceso que de forma independiente que se ejerza con un mayor, o con un menor acierto cualquiera que se interese lo puede aprender, pero para escribir poesía hace falta ese Don, que cómo suele suceder con otros aspectos de la vida o se tiene, o no se tiene.

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 15 de junio de 2011 | 12:15

He tenido que ausentarme de los blogs durante una buena temporada y he ido a menos medio gas. Ahora que vuelvo, lo primero felicidades por la presentación de tu segundo libro, con un poco de envidieja pues yo aún no he presentado ninguno!  Los voy a leer ahora que ya me he casi me quitado todos los problemas de encima.

Un abrazo

<a href="http://manelaljama.blogspot.com/">Manel</a>